La tecnología mejora nuestra calidad de vida.

El siglo XXI se ha autodenominado “la era de la tecnología”, habéis podido apreciar los grandes avances en más de un aspecto, desde la llegada de Internet, los buscadores mundiales como Google, los electrodomésticos inteligentes y las operaciones quirúrgicas hechas a distancia. La modernización tecnológica no solo nos aporta comodidad, entretenimiento o facilidad en las tareas diarias, sino que también ha comenzado a modificar a gran escala nuestra calidad de vida.

Hace no muchos años, al menos no muchos en la historia de la humanidad, nadie se podía imaginar que alguien con sordera de nacimiento iba a poder volver a oír. Nadie habría apostado nada valioso a que un día, una persona a quien le faltaba un miembro iba a tener una prótesis inteligente que realizara las mismas tareas que la natural. Imagínense lo que representó para alguien que ama bailar y tiene el faltante de una pierna. Lo que sintió el día que pudo realizar su primera coreografía gracias a su prótesis.

Uno de los más recientes descubrimientos tecnológicos son las gafas para invidentes. Varias universidades y empresas de distintos países del mundo se encuentran desarrollando este tipo de lentes inteligentes que mediante el sonido y a través de una cámara dispuesta en unos anteojos genera imágenes para sus portadores. Mediante un sofisticado software y con la ayuda de un micro procesador de avanzada, las personas que no tienen la posibilidad de ver o que tienen muy poca visión tienen imágenes simples y nítidas de lo que los rodea, ya sea objetos como personas. Resulta muy conmovedor vivir junto a los usuarios experiencias únicas como ver por primera vez a su pareja de años o que un hijo vea el rostro de su madre.

Innegablemente no solo mejora la calidad de vida en general de un ser humano, sino que aporta la posibilidad de independencia, de sociabilizar con naturalidad y el desarrollo de tareas que hasta el momento eran impensadas para personas de estas condiciones.

Como podréis ver la tecnología no solo está abocada a comunicarnos con amigos que viven a cientos de kilómetros, entretenernos en un fin de semana frío y lluvioso o avisarnos cuando esta lista la colada para que no la olvidemos, hoy la tecnología nos acerca a nuestros anhelos, nos permite ser quien en realidad queremos ser y que la condición física, sea cual sea no nos límite para ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *